Limpiar tus brochas es cuidar tu piel

El éxito en la aplicación de un buen maquillaje no solo depende de la herramienta con que lo aplicas, sino de su limpieza. El secreto para extender la vida de nuestras brochas y pinceles es un lavado correcto y regular.

La razón por la que debemos lavar nuestras brochas es para remover restos de maquillaje viejo, suciedad, grasa, piel muerta y sobre todo, las bacterias que se acumulan en ellas. Todos estos elementos contribuyen a que la piel del rostro se brote con los indeseados granitos. Lo ideal es lavarlas una vez a la semana, aunque yo lo hago al menos una vez al mes.

Para lavar las cerdas de las brochas y pinceles existen limpiadores comerciales que vienen en varias presentaciones. Entre ellos se encuentran los productos en gel, los champús, las pastas de jabón, así como los limpiadores líquidos de secado rápido, que como su nombre lo indica, se usan para lavados rápidos, pero después deberían lavarse con jabón o champú regular.

También hay opciones caseras como el jabón líquido, champú para niños y aceite de oliva que ayuda a que las cerdas naturales permanezcan suaves. Es importante también limpiar los mangos de las brochas con una toalla absorbente que contenga alcohol.

Limpiador en gel

Champú

Pasta de jabón

Limpiadores líquidos.

Champú para niños

Jabón + Aceite de oliva

Además de utilizar el jabón adecuado para la limpieza de las brochas, es importante usar un limpiador de brochas de silicón. Este debe ser texturizado y tener diferentes tamaños de figuras dependiendo del tamaño de la brocha. Luego de lavadas, se deben enjuagar en agua para retirar el jabón.

El proceso de lavado es simple. Primero, sobre una toalla limpia separa y seca los pinceles para los ojos y las brochas para el rostro en caso de que vayas a usar un limpiador de brochas de silicón. Estos tienen divisiones para frotar los pinceles pequeños y delgados para no maltratarlos ni deformarlos, así como texturas especiales para lavar brochas muy densas como las del rostro.

Ya separadas, humedece cada brocha antes de sumergirla en el producto de lavado que hayas seleccionado, frótala sobre el limpiador o la palma de tu mano y luego enjuágala muy bien bajo el agua. Es importante evitar mojar la brocha en la parte que une la virola y el mango. Generalmente el mango es de madera por lo que el contacto con el agua tendería a deteriorar la brocha.

Una vez enjuagada la brocha, presiona las cerdas con los dedos suavemente para retirar el agua. Luego la puedes colocar sobre la toalla seca al borde de una mesa para que quede suspendida o amárrala sobre una superficie de manera que la brocha quede boca abajo. Esto permitirá expulsar la humedad en la brocha.

Otra herramienta utilizada para la aplicación del maquillaje son las esponjas. Estas deben ser lavadas luego de cada uso o al menos semanalmente. Esto debido a que como se utilizan húmedos, tienden a acumular más bacterias, por eso hay que impregnarlas de jabón. Frotalas en la palma de la mano y escúrrela bajo el agua varias veces hasta que ya no salga más jabón.

Para prevenir brotes y bacterias en el rostro, es importante también desechar el maquillaje vencido ya que estos productos tienen un tiempo de duración establecido desde que lo abres. En la parte posterior de los empaques se indica con el siguiente símbolo:

El tiempo de duración de algunos de los productos de maquillaje son:

Bases líquidas y en crema: 2 años
Correctores : 2 años
Polvos : 2 años
Máscaras : 6 meses
Labiales : 12 a 18 meses
Lápices de labios y ojos: 12 a 18 meses
Sombras: 2 años

A ratos puede resultar tedioso el tener que lavar todos tus pinceles y brochas una vez a la semana, pero piensa en el beneficio que traerá a tu rostro. Muchas veces te pueden salir espinillas en la cara sin entender la razón, y una manera fácil de evitarlo es lavando tus brochas de manera regular. Es por eso que en mi artículo anterior recomiendo el uso de máximo 10 brochas y pinceles para tener un maquillaje perfecto, lo que te ayudará a tener menos que lavar.

Con el maquillaje muchas veces invertimos dinero en productos costosos, y que no nos atrevemos a desechar cuando ha pasado el tiempo de duración de cada uno. Pero créeme, ¡es más barato seguir esta recomendación que evitan infecciones y alergias, que invertir en medicinas y tratamientos costosos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s